De Lunes a Jueves de 9.30h a 19h Viernes: De 9:30 a 14:30

Probióticos y salud oral: beneficios más allá del intestino

La interacción entre los probióticos y la salud oral es un área de estudio emergente y fascinante en la medicina y odontología. Aunque los probióticos son más conocidos por sus beneficios en la salud gastrointestinal, su impacto en la salud oral está ganando atención.

¿Qué son los probióticos?

Los probióticos son microorganismos vivos que, cuando se ingieren en cantidades adecuadas, confieren beneficios para la salud. Se encuentran comúnmente en alimentos fermentados como el yogur y el kéfir y están disponibles como suplementos. Su papel en la salud digestiva es bien conocido, pero su influencia en la salud oral es un tema de creciente interés.

Relación entre probióticos y salud oral

La boca es un ecosistema complejo de microorganismos. Los probióticos pueden modificar este ecosistema, ofreciendo posibles beneficios para prevenir o tratar enfermedades orales como la caries dental, la gingivitis y la periodontitis.

Impacto de los probióticos en la salud oral de los niños

La salud oral en los niños no solo es crucial para su desarrollo dental, sino que también afecta su nutrición, habla y bienestar general. Los probióticos emergen como un factor importante en la prevención de problemas orales en la infancia, especialmente la caries dental, una de las enfermedades crónicas más comunes en niños. Estos microorganismos beneficiosos podrían jugar un papel vital en mantener un equilibrio saludable de la microbiota oral. 

Al hacerlo, no solo reducirían la incidencia de caries, sino que también podrían mejorar la salud general de la boca en niños. Esto es particularmente relevante, ya que la infancia es un período crítico para establecer las bases de una buena salud oral a largo plazo. Los probióticos, al influir positivamente en el equilibrio bacteriano en la boca, pueden prevenir el sobrecrecimiento de bacterias nocivas responsables de la caries. 

Además, algunos estudios sugieren que los probióticos podrían fortalecer las defensas inmunes locales en la cavidad oral, proporcionando así una protección adicional contra patógenos orales. Esta función es especialmente importante en niños cuyos sistemas inmunes todavía están desarrollándose. Con un enfoque preventivo y regular, la inclusión de probióticos en la dieta de los niños podría ser una estrategia eficaz y natural para preservar y mejorar su salud oral.

Alivio de la boca seca

La boca seca, conocida médicamente como xerostomía, es una condición que puede ser extremadamente incómoda y tener un impacto significativo en la calidad de vida. Se caracteriza por una disminución en la producción de saliva, lo cual es esencial no solo para la digestión, sino también para mantener la salud de los tejidos orales y la limpieza de la boca. 

La saliva juega un papel crucial en el control de bacterias y en la remineralización del esmalte dental. Los probióticos, al introducirse en la cavidad oral, pueden ayudar a estimular las glándulas salivales para aumentar la producción de saliva. Además, al promover un equilibrio bacteriano saludable, los probióticos pueden prevenir el crecimiento excesivo de microorganismos patógenos que a menudo prosperan en un ambiente de boca seca. 

Esto no solo proporciona alivio del malestar asociado con la xerostomía, sino que también puede ayudar a prevenir problemas dentales relacionados, como la caries y la enfermedad de las encías (gingivitis y Periodontitis), que son más comunes en condiciones de baja salivación. La inclusión de probióticos en la dieta podría, por lo tanto, ser una estrategia efectiva para manejar la boca seca, mejorando así la salud oral general y el bienestar.

Probióticos contra la enfermedad periodontal

La enfermedad periodontal afecta los tejidos de soporte de los dientes, incluidas las encías. Los probióticos podrían prevenir y tratar la periodontitis, reduciendo la inflamación y las bacterias patógenas.

Mal aliento

El mal aliento, conocido médicamente como halitosis, es a menudo resultado de bacterias productoras de olores presentes en la boca. Estas bacterias pueden descomponer partículas de comida, liberando compuestos sulfurosos volátiles que son responsables del olor desagradable. Ciertas cepas probióticas, al ser introducidas en la dieta, tienen la capacidad de alterar la microbiota oral, reemplazando o inhibiendo estas bacterias malolientes. 

Al hacerlo, pueden reducir significativamente el mal aliento. Además, los probióticos pueden ayudar a mejorar la salud general de la boca al promover un equilibrio bacteriano más saludable, lo cual es fundamental para prevenir la acumulación de placa y las enfermedades de las encías, dos causas comunes de halitosis. El uso regular de probióticos puede, por lo tanto, no solo aliviar el mal aliento, sino también contribuir a una higiene oral más integral y efectiva.

Recomendaciones para el uso de probióticos

Es importante seleccionar cepas probióticas específicas y productos de calidad. Se recomienda consultar a un profesional de la salud antes de incorporar probióticos en el régimen de cuidado oral.

Futuro de los probióticos en la odontología

El futuro de los probióticos en la odontología parece prometedor. A medida que se desarrollen más investigaciones, podríamos ver un aumento en el uso de probióticos en diversas áreas de la salud dental, desde la prevención hasta el tratamiento de diversas afecciones orales.

 

Dra. Miriam Moreno

Dra. Miriam Moreno

Directora y Ortodoncista

También te puede interesar

La salud oral en las personas con discapacidad

En España, se estima que más de cuatro millones de personas viven con diversas discapacidades. Esta significativa población requiere atención dental especializada, dado que el

Pide cita: 931 187 142