Lunes-Jueves de 9:30 a 14:00 y de 15:00 a 19:00. y Viernes de 9:30 a 15:00

Elevación del seno, en casos con implantes superiores cuando hay poco hueso 

Sobre todo en edades avanzadas es común que los pacientes acudan a las consultas de odontología para informarse y pedir implantes dentales debido a la pérdida de las piezas con el paso de los años. Pero es común que haya poco hueso y eso impide realizar los implantes directamente. Cuanto más años pasen sin dientes, más hueso perdemos.

En este artículo resolveremos este inconveniente con la elevación del seno maxilar y contestaremos a preguntas como: ¿Qué es la elevación del seno? ¿Cuál es el procedimiento a seguir? ¿Y cómo es el postoperatorio? 

¿Qué es el seno maxilar?

Existen varios tipos de seno en la cabeza, conocidos todos ellos como senos paranasales: el seno frontal, el seno esfenoidal, el seno etmoidal y el seno maxilar

En el caso concreto del seno maxilar, el cual, es el más grande de todos ellos, es una cavidad neumática paranasal situada entre los huesos del macizo frontal. Este espacio está abierto a las fosas nasales y se encarga de drenar las secreciones que se producen debido a que cuenta con un revestimiento mucoso. 

Está situado en el hueso maxilar superior; uno a cada lado de la cara. 

¿Qué es la elevación del seno maxilar?

Como hemos comentado, la intervención para la elevación del seno maxilar es a día de hoy la mejor opción,  para resolver el problema de la escasez de hueso, en aquellas personas que necesitan realizarse uno o varios implantes. 

A grandes rasgos, la elevación del seno maxilar es una técnica quirúrgica que permite colocar implantes que inicialmente no disponían de suficiente volumen en la zona del maxilar superior. Consiste en aumentar verticalmente la cantidad de hueso disponible y así tener hueso para poner un o varios implantes.

Es especialmente útil para aumentar la eficacia de los tratamientos en la zona posterior del maxilar superior, donde por regla general, suelen haber más dificultades para los implantes.



¿Cuál es el procedimiento de la elevación maxilar?

Antes de proceder a realizar la operación es necesario realizar una exploración intraoral mediante pruebas radiográficas que permitan evaluar la situación y las distintas opciones (o riesgos) que podrían aparecer para cada persona en particular. La prueba más útil y veraz es un TAC, ya que podremos ver la zona en tres dimensiones. En Artis disponemos de la tecnología para poder hacer TACS (CBCTS) y todas las pruebas radiológicas necesarias. 

Existen dos técnicas generales para la elevación del seno maxilar:

  1. Elevación del seno maxilar abierta 

Una vez se determina que la solución óptima es la elevación del seno maxilar (mediante la técnica de la elevación del seno maxilar abierta) y entrando ya en el proceso operatorio, las partes serán las siguientes: 

Acceder al seno maxilar 

A través de una pequeña ventana lateral se accede al hueso maxilar. Dado que la cavidad está rodeada de una membrana (llamada membrana de Schneider), será necesario separarla sin que se rompa ni dañe. 

Injerto 

Una vez tenemos acceso a la cavidad, con materiales adecuados para la intervención, se procede a rellenar el exceso de espacio mediante un injerto

Existen varios tipos de injerto como el autólogo (hueso de la propia persona), aloplástico o sintético y xenoinjerto (huesos de animales similares a los humanos). 

         

  1. Elevación del seno maxilar cerrada 

Esta es una técnica muy conocida porque se popularizó en la década de los 90. Sin embargo hoy en día existen alternativas menos invasivas. Además, es una técnica que no puede realizarse en todos los casos, por lo que está en desuso. 

Recuperación después de la operación 

Es una operación con un muy alto porcentaje de éxito y que no suele conllevar muchas complicaciones. Los síntomas más frecuentes después de la operación suelen ser la inflamación o algún hematoma temporal. Todos los síntomas desaparecen a la semana o como mucho a los 10 días después de haber finalizado la operación. Se recomienda además aplicar frío en caso de hinchazón en la cara durante las dos horas posteriores a la operación. 

Justo después de la operación hay que esperar un par de horas antes de comer o beber y posteriormente seguir una dieta blanda y fría durante todo el día. También se recomienda evitar el tabaco y el alcohol. Nuestro cirujano realizará una pauta farmacológica con antibióticos y antiinflamatorios después de la intervenciónRecordad que disponemos de anestesista para realizar este tipo de cirugías con sedación. 

Muchas personas se preguntan cuál es el tiempo de espera necesario después de la elevación del seno maxilar para poder realizar los implantes. Lo cierto es que aquí hay una alta variabilidad dependiendo de cada caso. Hay personas que pueden realizarse los implantes dentales pocos días después de la operación de elevación maxilar, mientras que en otros casos, pueden llegar a pasar hasta 6 meses para que las condiciones sean adecuadas. 

 

Bibliografía:

  • González Mendoza E, Hernández Calva A. Technical considerations in active maxillary sinus lifts: A review of literature. Revista ADM, 2015. 
  • Nizam N, Eren G, Akcalı A, Donos N. Maxillary sinus augmentation with leukocyte and platelet-rich fibrin and deproteinized bovine bone mineral: A split- mouth histological and histomorphometric study. Clin Oral Implants Res. 2018 Jan;29(1):67-75. 

● Refulio Z, Rocafuerte M, Noriega J. Levantamiento del seno maxilar (Técnica ventana lateral): Presentación de un caso clínico. Revista Kiru. 2011; 8(1): 110 – 114.

Dra. Miriam Moreno

Dra. Miriam Moreno

Directora y Ortodoncista

También te puede interesar

Pide cita: 931 187 142