Lunes-Jueves de 9:30 a 14:00 y de 15:00 a 19:00. y Viernes de 9:30 a 15:00

Cómo puede afectar ser diabético a mi boca

La diabetes es una enfermedad que según la persona puede afectar a distintas partes del organismo generando síntomas variados. De hecho, como cabría esperar, la salud bucodental también puede verse afectada debido a la diabetes.

En este artículo analizaremos distintas relaciones entre la diabetes y varios problemas bucodentales, así como contestar preguntas tales como: ¿Qué puedo hacer para cuidar mi boca frente a la diabetes? ¿Qué hábitos puedo seguir para reducir el riesgo de problemas dentales debido a la diabetes? ¿Cómo influye la diabetes en los implantes dentales?

Problemas bucodentales por la diabetes

Dado que la diabetes provoca picos de concentración de azúcar en sangre, puede generar daños en cualquier parte del cuerpo, y esto no excluye los dientes ni las encías.

Esto se aplica tanto a las personas con diabetes de tipo 1, como con diabetes de tipo 2. Así pues, controlar los niveles de azúcar en sangre será fundamental para reducir el riesgo de los siguientes problemas que pueden aparecer o agravarse por la diabetes:

1. Caries

Probablemente uno de los motivos de consulta más frecuentes son las caries (sobre todo en edades tempranas) y estas se pueden acrecentar con la diabetes.

Debido a que las caries aparecen como consecuencia del esfuerzo de nuestro organismo para procesar los alimentos y en especial el azúcar, un alto nivel de azúcar en sangre también aumenta dichos esfuerzos.

2. Xerostomía

Entendida coloquialmente como “boca seca”,

La xerostomía es un síntoma frecuente (en especial en mayores de 60 años o personas que toman determinados fármacos). También es frecuente que aparezca en personas con diabetes.

Cuando tenemos la boca seca de forma sostenida en el tiempo hay un aumento del riesgo de sufrir otros problemas, ya que nuestros dientes y encías están más desprotegidos y son más vulnerables a sufrir otro tipos de patologías; como las que continuaremos enumerando en los siguientes puntos.

  • Candidiasis oral 

Las personas que sufren diabetes tienen una mayor propensión a padecer candidiasis oral, que no es más que una infección micótica, provocada por hongos.

Cuando se tiene candidiasis oral se pueden apreciar parches blancos en la boca o rojos dolorosos:

  • Gingivitis

Como la diabetes reduce drásticamente la capacidad de nuestro organismo para combatir las bacterias que entran en nuestra boca, es más fácil que aparezca el sarro. Esto puede acabar irritando las encías haciendo que se inflamen y sangren. A esto le llamaríamos gingivitis.

  • Periodontitis

Si la gingivitis justo antes mencionada, no es tratada de forma adecuada, puede evolucionar a una periodontitis. Esto es una enfermedad que afecta al hueso, provocando la disminución del mismo; produciendo movilidades de las piezas dentales según el grado de pérdida ósea. En casos extremos se puede llegar a perder los dientes. Es importante remarcar, que es irreversible; es decir él hueso que se pierde no se puede recuperar. Por eso es muy importante los controles.

Hábitos para reducir los riesgos por la diabetes

A continuación comentaremos algunos de los hábitos que más ayudan a las personas con diabetes, para preservar su salud bucodental a lo largo de los años, disminuyendo al máximo las complicaciones y enfermedades que pueden desarrollar.

  1.  Controla tu diabetes 

La mejor y más eficaz estrategia que podemos seguir para evitar que la diabetes deteriora nuestra salud bucodental será mantenerla a raya. Incluso cuando creamos que está controlada, porque no sintamos los síntomas típicos de la enfermedad, deberemos continuar con los controles, las visitas al médico y la medicación, si fuera necesaria.

Solo así, el resto de estrategias serán todavía más efectivas y se reducirá a la mínima expresión el impacto de la diabetes en nuestra boca.

  1. Cepillado frecuente 

Se recomienda cepillar de forma concienzuda al menos dos o tres veces al día, en especial después de la comida (para evitar que los restos permanezcan mucho tiempo en la boca).

Recomendamos:

  • El uso de pasta dental con flúor y un cepillo de cerdas suaves para castigar lo menos posible tus encías.

– Cambiar el cepillo cada 3 meses o incluso barajar la opción de comprar uno eléctrico-sónico, para mayor efectividad al eliminar la placa.

  1. Uso de hilo dental y enjuagues 

Sin duda es el mejor complemento para el cepillado habitual, el uso del hilo dental o cepillos interdentales. Permite eliminar la placa que queda entre los dientes, donde el cepillo no puede acceder. Si finalizas con un colutorio, enjuague bucal, nos aseguramos de eliminar más bacterias.

  1. Visitas regulares al dentista 

Se recomienda visitar al dentista al menos una vez al año o incluso cada 6 meses dependiendo de cada caso (por ejemplo, si la diabetes es difícil de controlar, se cuenta con una edad avanzada, etc).

  1. No fumar (o disminuirlo) 

Quizá debas pedir ayuda profesional si tienes dificultades para dejar de fumar. Es especialmente recomendable intentarlo al menos para disminuir la cantidad, ya que fumar facilita que la diabetes ataque con mayor severidad a nuestra salud bucodental aumentando el riesgo de complicaciones como la periodontitis.

  1. Comprobación de la salud de las encías

Es muy buena idea inspeccionar periódicamente el estado de tus encías. Mírate al espejo y comprueba si están inflamadas o enrojecidas.

Informa a tu dentista si detectas cualquier alteración en ella o en cualquier otra parte como dientes y boca.

  1. Informa a tu dentista 

Informa en cuanto tengas ocasión a tu dentista de que tienes diabetes, para que pueda contar con esta información a la hora de planear tratamientos, métodos y estrategias de prevención, así como otras consideraciones médicas y clínicas.

Implantes dentales y diabetes

En principio, los implantes no están contraindicados para personas con diabetes, pero sí se recomienda antes de aplicar cualquier implante asegurarse de que la diabetes está controlada. 

Así mismo, es probable que la dosis de antibióticos que se recete en el caso de hacer un implante bucodental, sea algo mayor en el caso de tener diabetes; por el mayor riesgo de infección, facilitando así también la cicatrización.

Bibliografía:

  • Bibliografía:
  • Cardozo, E., & Pardi, G. (2003). Consideraciones a tomar en cuenta en el manejo odontológico del paciente con diabetes mellitus. Acta Odontológica Venezolana, 41(1), 63-66.
  • Castellares Malpartida, M. A. (2016). Nivel de conocimiento en el manejo del paciente con Diabetes mellitus tipo 1 y 2 en alumnos de 5to año e internos de la facultad de odontología de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.
  • Horta Muñoz, D. M., Rodríguez Mora, M. M., López Govea, F., Herrera Miranda, G. L., & Coste Reyes, J. (2010). La diabetes mellitus como factor de riesgo de pérdida dentaria en la población geriátrica. Revista de Ciencias Médicas de Pinar del Río, 14(1), 17-25.
  •  Soto, F. E. A., Morales, F. J. S., Anaya, Y. B., & García, Z. F. (2017). Periodontitis una enfermedad multifactorial: Diabetes Mellitus/Periodontitis a multifactorial disease: Diabetes Mellitus. RICS Revista Iberoamericana de las Ciencias de la Salud, 6(11), 61-86.
Dra. Miriam Moreno

Dra. Miriam Moreno

Directora y Ortodoncista

También te puede interesar

Pide cita: 931 187 142